Silences

Weekly #2

DuckHouse Automatic

Y llega el domingo y, con él, el segundo número de Weekly, la nueva sección en la que seleccionamos tres canciones que hayamos descubierto durante los últimos siete días y que merezcan una buena escucha. Esta semana, nuestros ojos se han fijado en las nuevas canciones de Duck House, Holy Esque y When Nalda Became Punk, un trío de viejos conocidos por estos lares.

Duck/House – Automatic
Ya saben que Stefan Vincent, líder de los ingleses The Cads que encabezaran la primera edición de nuestro Sónida Festival, es un tipo inquieto. Aprovechando el tiempo libre que le deja su grupo máter, Stefan aparca las guitarras en Duck/House y se sumerge en la pista de baile, para la que nos ha dejado ya joyas como ‘Flaw’. Ahora regresa con ‘Automatic’, un single que recorre los paisajes tropicales de Washed Out y se entremezcla con el punto clubber de Roosevelt o Hot Chip. Otra maravilla de su prometedora carrera en solitario.

 

Holy Esque – Silences
Llevábamos un tiempo echando de menos a Holy Esque después de que nos deslumbraran en 2012 con su EP debut. Un cruce entre la crudeza vocal de los extintos WU LYF con un gusto shoegaze cercano a Jesus & Mary Chain que en 2013 sólo nos dejó un par de singles (certerísimo ‘Tear’, por cierto) y una visita pendiente. Sin embargo, parece que este 2014 empieza pronto para los escoceses: vuelven con un nuevo single que mantiene las coordenadas oscuras y farragosas de su debut pero más espídicas que nunca.

 

When Nalda Became Punk – Song For Carrie Mathison
Por aquí ya hemos hablado del proyecto de Elena Sestelo a raíz de ‘A Farewell To The Youth’, debut power-poppie de la gallega bajo Shelflife Records. Sólo un año después, When Nalda Became Punk repiten con el sello inglés para editar ‘Indiepop Or Whatever!’, un EP que contendrá cuatro canciones inéditas. De momento ya podemos conocer ‘Song For Carrie Mathison’, otro acierto de sus guitarras de prisma jangle-pop y su punk juguetón, pegajoso y vitaminado.