britrock

Peace – In Love (2013)

Peace - In Love

Para los que llevamos tiempo siguiendo a Peace, su sonido era toda una incógnita. Pioneros del B-Town (a los que se sumaron después Swim Deep, Laced o Troumaca), los de Birmingham habían coqueteado con multitud de elementos hasta su debut. Empezando por el afropop de la genial ‘Bblood’ con la que les echamos el anzuelo –a la postre sería renombrada como ‘Bloodshake’–, decantándose posteriormente por la distorsión grunge y el revival 90s de ‘Follow Baby’ y pasando, ya en su EP ‘Delicious’, por el britpop melódico de ‘California Daze’ o el experimento que supuso versionar el himno dance ‘1998’. Un grupo que demostraba ser heterogéneo, brillante en casi todas sus caretas y que tiraba balones fuera cuando nos contestaban, antes de su paso por Razzmatazz junto a Manic Street Preachers, que su sonido real era alto secreto.

Su caso ha sido de locos. Ni un parpadeo medió desde que subieron la demo de ‘Bblood’ hasta que firmaron por la major Columbia y empezaron a contar por sold outs sus conciertos por Reino Unido. Por todo eso, su debut largo era el perfecto medidor de pulso para unos Peace que pasaron del anonimato a ser considerados los nuevos dueños del indie en cosa de meses. Y una vez llegados al final del camino, ‘In Love’ se ha quedado a la mitad. Un álbum de diez escasos cortes que se sumerge a partir del ecuador en un grave problema: ninguna de las canciones inéditas es mejor que las de sus trabajos anteriores. Ante la posibilidad de lanzar un disco compacto y diverso, Peace se han empeñado en poner el énfasis en revivir los 90s más exóticos (Primal Scream, Stone Roses) sin terminar de concretar y sumergiéndose, en ocasiones, en la mediocridad.

Tampoco nos malinterpreten: ‘In Love’ no es un mal disco. Pero tampoco sobresaliente, como cabría esperar o desear. De hecho, el inicio apunta alto. Peace abren fuego con una lúcida –y probablemente más destacada del disco– ‘Higher Than The Sun’, pellizcando un poco de todas sus facetas sin convertirse en su propia autoparodia, y mantienen el pulso con las conocidas ‘Follow Baby’ y ‘Wraith’ y la bonita balada ‘Float Forever’. A partir de ahí, la ascensión se hace cada vez más dura. Sólo el acertadísimo estribillo de ‘Toxic’ y el acercamiento a The Verve en ‘Sugarstone’ ponen algo de luz en la segunda mitad, donde juegan con tremenda falta de inspiración en canciones previsibles y fáciles que dan la impresión de ser apaños de última hora para completar un disco que llega demasiado rápido. ‘In Love’ se consume, autodevorado por las ganas de aprovechar el hype rápido y sin terminar de encontrar su sitio. Pese a todo, hay alguna buena noticia: ‘In Love’ no deja de ser su primer disco y, a merced de lo que han demostrado antes y algunos destellos que dejan en este debut, las opciones de redimirse son múltiples. Nuestra esperanza, dolida pero intacta.

Peace – Wraith

Spotify (escucha el disco íntegro)
Facebook